Agur Eulogio

A finales de este mayo de 2018 se nos ha ido Eulogio. Nuestro primo tenía 84 años. Como nos recordó Juan Mari en el funeral, Eulogio era un hombre sencillo pero inquieto y curioso; se había adaptado a algunas limitaciones físicas, la amputación, en accidente de trabajo, de los de los dedos de la mano derecha. En los últimos años estaba en tratamiento de diálisis, que se tomaba con el mejor de los espíritus, decía que cada dos días tenía que ir a echarse una siesta el hospital.

Su sencillez le situaba, en las animadas primadas, como oyente de lo que se hablaba, varios a la vez, como es normal en un ambiente sin formalismos. Así, cuando algunos de nosotros contábamos nuestros viajes a lugares cercanos y le preguntábamos si había hecho algún viaje, nos dejaba boquiabiertos, nos hablaba del último, siempre reciente, a algunos países lejanos de otros continentes. Si le hacíamos hablar nos podía contar muchos detalles de la vida allí. En su apartamento tenía un mapamundi, con una marca en los países que había visitado, nunca recuerdo si eran 96 o 98.

Esos viajes demuestran su inquietud y curiosidad sobre cómo se vivía y pensaba en otros lugares. Era una de sus ilusiones, ver otros paisajes, gentes, culturas y apreciar la vida lejos de aquí. Recuerdo que un día de verano me lo encontré, ya tenía el diagnóstico y los planes para empezar el t tratamiento de diálisis, pero el médico le dio la buena noticia que se lo podían retrasar unas semanas. Me contó que iba directo a la agencia de viajes habitual y que se apuntaría a lo que le ofrecieran. No se adonde fue, pero fue.

De todos los viajes ha dejado evidencia en una amplia colección de películas grabadas con su cámara de video. Su compañera de viaje.

La labranza, que le tocaba por ser el hijo mayor, no le llamó. Estudio la Formación Profesional de aquellos años y llegó a ser socio de una pequeña empresa de mecanizaciones. A pesar de su accidente siguió trabajando como supervisor. Se jubiló relativamente pronto y como nos cuenta en algún video de este blog, salió el primer día a la Virgen Blanca y vio a los jubilados tomando el sol, sin hacer nada. Se dijo, esto no es para mí.

Ahí empezó a investigar sobre nuestra familia y su pueblo. Nos ofreció árboles genealógicos, copias de escudo familiar y toda una historia sobre Zerio. Con una vieja máquina de escribir y sus limitadas manos escribió “Zerio, así es un pueblo”, varios cientos de años de la vida de Zerio, de sus casas, una a una; de sus costumbres; su forma de hablar, etc. En este blog iremos publicando algunos pasajes para que lo podáis disfrutar.

Agur Eulogio, nuestro primo sencillo, inquieto, curioso y generoso.

 

Bernardo nos ha dejado. Agur Bernardo, te recordaremos.

Hace unos días que nuestro primo Bernardo nos dejó, después de pasar por un largo proceso de enfermedad. Casi ni nos habíamos enterado. En la pasada primada del 2017 nos acompañó, ya no estaba bien. Pero discreto y de pocas palabras no nos enteramos.

Persona fuerte y recia, que reunía algunas de las claves de lo que han sido nuestros antepasados y familiares. Para empezar, era labrador, había heredado la labranza que correspondió a nuestros abuelos, en Cerio, donde desde hace 300 años hay labradores de nuestra familia. Antes de eso en pueblos de los alrededores. Podemos decir que venimos de labradores desde hace 500 años, eso está demostrado, a partir de ahí es fácil deducir que hemos sido labradores de siempre (miles de años)

Bernardo tenía ese carácter de labrador, serio, formal, poco hablador. Pero también era solidario, durante algunos años ocupó algún puesto en la Asociación Alavesa de Labradores, tampoco lo sabíamos por él.

Cuando en el tanatorio alguien intentaba consolar a María Ángeles, nuestra prima, le dijo algo así como: “piensa que como era bueno estará en el cielo”, a María Á ngeles le salió de muy adentro: “MEJOR NO HAY NADIE”, todavía en presente.

Era hombre de fe, cuando estaba en Cerio asistía a la misa, que en los últimos años se celebra en la sacristía, caben todos. Los tiempos en que la iglesia se llenaba y se cantaba en gregoriano, que bonito era, han pasado.

María Ángeles, sus hijos y nosotros, lo mantendremos en nuestro recuerdo.

Zerio, así es un pueblo

Nuestro primo Eulogio dedicó unos cuantos días, semanas, meses; y, seguramente años a recoger la historia de Zerio. El resultado es admirable y no lo conocemos lo suficiente.

Cuatro tomos, con un total de 1.966 páginas tecleadas con máquina de escribir, son el resultado. En este trabajo se puede conocer la historia de Zerio desde que se registran los primeros datos sobre el pueblo. Desde mediados del siglo dieciséis la historia es pormenorizada.

Hay desde vocablos locales, costumbres de la vida normal, fauna y flora del lugar. También historia de cada una de las casas y sus ocupantes desde hace siglos. Las referencias a nuestros ancestros son constantes. En el próximo futuro en este mismo sitio irán apareciendo algunos pasajes de la obra. Si os suscribís podréis irlos conociendo.

así lo hice, nos cuenta Eulogio

historietas familiares

Jesusa sabe muchas cosas de nuestros abuelos, charlaba con nuestra abuela que se las contaba, una de ellas es una anécdota sobre un regalo de nuestra bisabuela a nuestra abuela, que acabó en el juego de bolos de Matauco.

la moneda de 2.50 pesetas

Siempre hemos tenido alguna duda sobre la muerte del padre de nuestra abuela, Jesusa nos dice que no fue natural sino violenta, aunque no sabe los motivos.

nuestro bisabuelo ¿cómo murió?

La guardia civil y nuestra abuela. ¿Cómo comían nuestros abuelos?, y otras historias

cómo comia Felipe!!!

nuestra abuela y el euskera

 

32ª reunión de los Troconiz

Desde hace 32 años nos venimos reuniendo, cada año, «los primos», los nietos de nuestros abuelos, Felipe y Juliana. Este 2017 lo hacemos en Agurain/Salvatierra donde repetimos desde hace unos cuantos años. Nosotros, «los Troconiz», compartimos unas horas de recuerdos e historietas, desde las más lejanas en nuestra memoria, hasta las actuales.

Somos capaces de mantener el espíritu y el recuerdo de nuestros mayores y coger fuerzas de nuestras raíces comunes, ligadas al pueblo de Cerio y otros cercanos. Nuestros predecesores vivieron al menos 500 años en un círculo muy limitado, como vemos en nuestro árbol genealógico.

Este año vamos a repasar parte de nuestro pasado con las fotografías comunes de familia y espacios que hemos compartido. Además podremos asomarnos al trabajo recopilado por Eulogio, que ha recogido en 4 tomos, la historia de Cerio y nuestra familia, suman 1.966 páginas, un impresionante trabajo hecho «a pulso», dadas las limitaciones de Eulogio. Nos toca primero impresionarnos con él y después agradecérselo. Una obra digna de mención, la tituló, «Zerio, así es un pueblo».

Para ver las fotos haz click en el siguiente enlace:

https://vimeo.com/274219556

Este año nuestros primos Jesusa y Eulogio no pueden asistir a la «primada», pero nos dejan unos saludos:

saludos de Jesusa

saludos de Eulogio