Agur Jesús

Nuestro primo nos ha dejado. Jesús, Álvarez de Arcaya y Fernández de Troconiz, era un soñador, veía donde los demás no llegábamos a ver. Mantenía las ilusiones de sus años mozos, también su buen humor, siempre dicharachero y amable. Salvo los últimos días, apenas unas semanas, ha vivido con su alegría, en contacto con sus amigos, siempre dispuesto a emprender una nueva historia o a contar viejas historias. Deja un hueco en nuestras reuniones de primos, como lo deja en sus hijos y hermanos. Goian bego.

Agur Jesusa

Nuestra prima Jesusa se nos ha ido. Todavía no hace mucho era la que movía los hilos para convocarnos a las primadas anuales; esperábamos su llamada para saber sobre nuestra cita anual. Los últimos años no nos acompañaba, para la cita del año pasado nos dejo grabado un mensaje deseándonos que lo pasáramos bien. Una larga vida, casi centenaria. Dedicada a la familia, primero en la que nació, en Arkaia, aportando desde muy joven, como era habitual en aquellos tiempos. Después a la que formó con Jesús, siete hijos como resultado. Cuento 17 biznietos. Respecto de nosotros los primos, trataba de que asistiéramos a nuestra reuniones; nos “reñía” muy cordialmente, eso sí, cuando fallábamos más de la cuenta. Como hemos comentado alguna vez, sabia mucho de nuestros abuelos, compartió historietas y anécdotas con nuestra abuela Juliana. En el cielo estará organizando las primadas, ya tenemos más primos allí que aquí. La recordaremos con ese genio amable, de claras ideas y principios. Como dijo Juan Mari vivió y dio vida, mucha vida. Agur Jesusa.

La primada 2019

Y van treinta y cuatro, 34 años consecutivos celebrando LA PRIMADA. Como en los últimos en Salvatierra, misa en las Clarisas y comida en El Gordo; seguimos manteniendo el espíritu de nuestros mayores; ahora ya lo somos nosotros también. Historietas y vivencias nuevas se mezclan con las antiguas y siempre nos quedan ganas de volver al año siguiente. ¡HASTA EL AÑO QUE VIENE!, suele ser la despedida, para contarnos cosas nuevas y cosas viejas.

Saludo de Elías: Hola primos.

Elías, nuestro primo, Sáez de Cerain y Fernández de Troconiz, no puede asistir hoy a la PRIMADA, en su Salvatierra natal. El mismo nos lo cuenta en el video que tenéis al final. Elías vive en Vitoria, acompañado por su mujer Mari Carmen. Tiene 88 años, desde hace varios unido a una botella de oxigeno que le permite respirar, alguna vez ha dicho “es que yo me fume la Tabacalera”. Ahora desde su “despacho”, la salita que tiene en su casa de la Plaza de los Guardias, pegado a la ventana, observa el mundo, entre lecturas, visitas de los nietos y recuerdos; los días buenos algún paseo por parques.

Ha tenido sustos de salud, hace no mucho una hemorragia digestiva; la rápida actuación de los servicios de urgencia y una operación con anestesia local le salvaron. Está con atención médica a domicilio, que dice que es muy buena. Tiene suerte con la solución de sus problemas de salud, y sobre todo tiene la GRAN SUERTE de tener a Mari Carmen a su lado, atenta a todo lo que le pasa; Mari Carmen no para, no está sentada mucho tiempo, enseguida tiene que hacer algo. Ahora, dice: “no salgo mucho de casa, la compra la hago debajo de casa y no quiero dejarle sólo a Elías mucho tiempo” Entre los dos comparten y disfrutan de los buenos momentos. 

Ver el video:

La Itzulia 2019 pasa por Zerio.

Camino de la meta de Estibaliz, la ronda vasca pasó por Zerio. Asier, hijo de Felipe, estuvo atento y captó algunas imágenes sobre ese paso. Seguro que algunos televidentes conocieron donde estaba Zerio. En las fotos se puede ver la casa, que conocimos como la de Pacho, que ahora es de nuestros primos, donde disfrutan de su tiempo, dedicándose a reformarla. Si pasáis a visitarles os abrirán las puertas y os ofrecerán una agradable charla, será difícil que os vayáis sin algo de la huerta, otra dedicación importante, o del corral.

Zerio, así es un pueblo-. Vocabulario del pueblo.

Transcribimos, o sea, copiamos, una parte de la obra de Eulogio Fernández de Troconiz y López de Arroyabe, nuestro primo. empezamos, como el lo hizo por el VOCABULARIO DE CERIO. En el futuro iremos reproduciendo algunos otros apartados, todos ellos de indudable interes.

El documento esta en formato PDF y se puede descargar (ver al final) para leerlo en papel o reproducirlo. Si alguno de vosotros quiere se lo podemos imprimir, así lo podrá hojear cuando, donde y como quiera. Será un placer hacéroslo llegar.

Sin más damos paso a lo que nos dejo escrito Eulogio, que dice así:

El vocabulario de nuestro pueblo de Cerio como él de otros muchos de nuestro entorno es muchas veces rudimentario, unas veces con raíz euskerico y otras por la costumbre que nos han dejado los primitivos pobladores de nuestro pueblo; varios de estos vocablos se van perdiendo por la cultura y los buenos modales de nuestra juventud.

La mayoría han sido recogidos de antiguos documentos y otros de palabras de nuestros mayores, que me limito a reproducirlos ordenados.

A título de ejemplo, una página, de las 88 que podréis encontrar en el documento:

JOBAR. Interjección; por fastidiar.
JOER. Interjección.
JOLÍN. Interjección.
JOÑO. Interjección.
JOPAR. Salir huyendo. «Le di dos palos al burro y salió jopando.
JOPÉ. Jopeta. Interjección.
JOPO. Retozo. Saltar alegremente.
JOTÉN. Interjección.
JOVENA. Joven mujer.
JUABOLOS. Juego de bolos o bolera.
JUANICOTE. Juanete. Hueso del pie en el dedo gordo cuando sobresale mucho.
JUNCIR. Uncir. Sujetar los bueyes al yugo.
JURAR. Juramento. Blasfemar. Blasfemia.
VOCABLOS DE LA “K”
KARRALDO. Carranca. Capa de hielo sobre el agua.
KILIKOLO. Algo que funciona mal, ligero, suelto holgado.
KIRRI. Ternilla
VOCABLOS DE LA» L «.
LACHA. Oveja muy delgada. Cordero de lana larga y mala carne
LADIAU. Ladeado.
LAGRIMAS. Derrame de la cera en las velas.
LAMBIAR. Lamer.
LAMBIOTÓN. Persona pesada en el traro.
LAMPARÓN. Mancha grande, generalmente de aceite; en el vestido.
LAMPARÓN. Tumor en el cuello de los bueyes.
LANDRILLA. Litiruela del cerdo.
LANGUAR. Lamer.
LAPA. Bardana. Mala hierba que crece en los sembrados, cuya semilla se agarra fácilmente a la ropa.
LAR. Llar. Hierro en la cocina.

Podeis abrir y descargar el archivo siguiente:

ZERIOasiesunpueblo20180828

 

Tal como éramos

Han pasado muchos años, estamos hablando de una de las primeras primadas, la de 1989, fuimos al lugar de nuestros orígenes, Zerio. Eulogio se encargo de, con su cámara, conseguir grabar algunas imágenes. Hoy muchos de nuestros primos se han ido, pero podemos recordarlos en este video. Seguimos manteniendo, con las primadas, el espíritu que nos dejaron.

Podemos ver el video:

Zerio, las casas de nuestros antepasados.

Como adelanto a la historia de Zerio, que Eulogio nos dejó escrita y que iremos publicando, vamos con unos detalles de las casas del pueblo en las que ha vivido nuestra familia.

Nuestros antepasados vivieron, entre 1710 y 1872, en la casa identificada con el número 3, en el término de Perra-Pertagaña, muy cerca de la iglesia. Ahí llegó, de Oreitia, el primer Fernández de Troconiz, Pedro, que se casó hacia 1771 con una moza del pueblo, Angela Fernández del Castillo. Unos años más tarde llegó, esta vez de Villafranca, otro Fernández de Troconiz, que se casó con la hija de Pedro, así que sus hijos tenían apellido doble, Fernández de Troconiz Fernández de Troconiz. La casa iba pasando de padres a hijos, con algún cambio de familia, en este caso sólo tres en esos 450 años.
En 1872, nos dice Eulogio, nuestro abuelo pasó a la casa identificada con el número 3, en el término de Landa-aldea. Fue la cuna de nuestros padres, desde ese año base de los Fernández de Troconiz, ahora de la mujer e hijos de Bernardo. En casi 500 años han pasado 6 familias, la nuestra ha estado en los últimos 246 años.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agur Eulogio

A finales de este mayo de 2018 se nos ha ido Eulogio. Nuestro primo tenía 84 años. Como nos recordó Juan Mari en el funeral, Eulogio era un hombre sencillo pero inquieto y curioso; se había adaptado a algunas limitaciones físicas, la amputación, en accidente de trabajo, de los de los dedos de la mano derecha. En los últimos años estaba en tratamiento de diálisis, que se tomaba con el mejor de los espíritus, decía que cada dos días tenía que ir a echarse una siesta el hospital.

Su sencillez le situaba, en las animadas primadas, como oyente de lo que se hablaba, varios a la vez, como es normal en un ambiente sin formalismos. Así, cuando algunos de nosotros contábamos nuestros viajes a lugares cercanos y le preguntábamos si había hecho algún viaje, nos dejaba boquiabiertos, nos hablaba del último, siempre reciente, a algunos países lejanos de otros continentes. Si le hacíamos hablar nos podía contar muchos detalles de la vida allí. En su apartamento tenía un mapamundi, con una marca en los países que había visitado, nunca recuerdo si eran 96 o 98.

Esos viajes demuestran su inquietud y curiosidad sobre cómo se vivía y pensaba en otros lugares. Era una de sus ilusiones, ver otros paisajes, gentes, culturas y apreciar la vida lejos de aquí. Recuerdo que un día de verano me lo encontré, ya tenía el diagnóstico y los planes para empezar el t tratamiento de diálisis, pero el médico le dio la buena noticia que se lo podían retrasar unas semanas. Me contó que iba directo a la agencia de viajes habitual y que se apuntaría a lo que le ofrecieran. No se adonde fue, pero fue.

De todos los viajes ha dejado evidencia en una amplia colección de películas grabadas con su cámara de video. Su compañera de viaje.

La labranza, que le tocaba por ser el hijo mayor, no le llamó. Estudio la Formación Profesional de aquellos años y llegó a ser socio de una pequeña empresa de mecanizaciones. A pesar de su accidente siguió trabajando como supervisor. Se jubiló relativamente pronto y como nos cuenta en algún video de este blog, salió el primer día a la Virgen Blanca y vio a los jubilados tomando el sol, sin hacer nada. Se dijo, esto no es para mí.

Ahí empezó a investigar sobre nuestra familia y su pueblo. Nos ofreció árboles genealógicos, copias de escudo familiar y toda una historia sobre Zerio. Con una vieja máquina de escribir y sus limitadas manos escribió “Zerio, así es un pueblo”, varios cientos de años de la vida de Zerio, de sus casas, una a una; de sus costumbres; su forma de hablar, etc. En este blog iremos publicando algunos pasajes para que lo podáis disfrutar.

Agur Eulogio, nuestro primo sencillo, inquieto, curioso y generoso.

 

Bernardo nos ha dejado. Agur Bernardo, te recordaremos.

Hace unos días que nuestro primo Bernardo nos dejó, después de pasar por un largo proceso de enfermedad. Casi ni nos habíamos enterado. En la pasada primada del 2017 nos acompañó, ya no estaba bien. Pero discreto y de pocas palabras no nos enteramos.

Persona fuerte y recia, que reunía algunas de las claves de lo que han sido nuestros antepasados y familiares. Para empezar, era labrador, había heredado la labranza que correspondió a nuestros abuelos, en Cerio, donde desde hace 300 años hay labradores de nuestra familia. Antes de eso en pueblos de los alrededores. Podemos decir que venimos de labradores desde hace 500 años, eso está demostrado, a partir de ahí es fácil deducir que hemos sido labradores de siempre (miles de años)

Bernardo tenía ese carácter de labrador, serio, formal, poco hablador. Pero también era solidario, durante algunos años ocupó algún puesto en la Asociación Alavesa de Labradores, tampoco lo sabíamos por él.

Cuando en el tanatorio alguien intentaba consolar a María Ángeles, nuestra prima, le dijo algo así como: “piensa que como era bueno estará en el cielo”, a María Á ngeles le salió de muy adentro: “MEJOR NO HAY NADIE”, todavía en presente.

Era hombre de fe, cuando estaba en Cerio asistía a la misa, que en los últimos años se celebra en la sacristía, caben todos. Los tiempos en que la iglesia se llenaba y se cantaba en gregoriano, que bonito era, han pasado.

María Ángeles, sus hijos y nosotros, lo mantendremos en nuestro recuerdo.